viernes, 6 de agosto de 2010

MASCOTAS

Es la historia de siempre, algunos propietarios de perros continúan dejando un rastro por donde sacan a pasear a sus mascotas, y no es culpa de los cánidos, es el incivismo de sus propietarios la causa de que en algunas de nuestras calles se complemente el mobiliario urbano con deposiciones caninas de toda clase de tamaños convirtiéndose en una aventura el poder transitarlas.
Creo que puede ser más fácil enseñar al can a que limpie sus deposiciones, a que el dueño adquiera el civismo necesario para convivir en sociedad.

4 comentarios:

El fantasma del castillo dijo...

Tienes razon Grangel..hay dueños que tendrian que ser ellos los que llevaran el collar, y la correa el perro.
bsitos

Anónimo dijo...

Es que a los que tendriamos que llamar perros, es a sus dueños, los incivicos y sucios, porque no todos son igaul.

Anónimo dijo...

Los perros, son lo que la "educación" del hombre, les permite.

Anónimo dijo...

Para las personas que no saben educar a un perro y no recogen sus deposiciones, tendría que haber más mano dura, multas que te crió o que lo límpiaran ellos.
Es la única forma. La gente que no aprende razonando, al final hay que enseñarle a hostias.