lunes, 20 de octubre de 2008

LA BASURA HUELE MAL Y NO POR SER BASURA

Hace dos o tres años y mediante concurso publico el Consell Comarcal contrato con una empresa, vamos a llamarle “X” la gestión de los residuos de la comarca, selectiva, organica y resto así como la gestión de la deixalleria. En el caso de Torredembarra tan solo nos afecta la selectiva y la deixalleria puesto que tenemos un contrato (caducado) con la empresa Cosbapsa encargada de la recogida del llamado resto.
El caso es que en los concursos publicos siempre se presentan dos o tres empresas, grandes empresas que controlan el mercado de la basura, estas empresas realizan sus propuestas economicas procurando no caer en la baja temeraria (presentar un precio tan bajo que no se ajusta a la realidad) y una vez resuelto el concurso y obtenida la concesión (generalmente por más de 15 años) transcurren dos o tres años y se empiezan a plantear los primeros problemas con la consiguiente petición de revisar los precios.
Los trabajadores de la empresa anuncian huelga para mejorar sus condiciones economicas, hay que tener en cuenta que es un trabajo nocturno, de 365 dias al año y en absoluto agradable. La empresa aprovecha la ocasión para añadir a la petición el encarecimiento de los combustibles y el alza del coste del vertedero. Se produce una situación delicada, o se asume el nuevo coste economico, o te enfrentas a un coste politico, al ciudadano no se le puede tener con las calles llenas de basura, ni hacerle comulgar con una situación de la que no es responsable.
En resumen, quedas en manos de la empresa concesionaria, que en su oferta economica jugo con unos costes de los que era consciente no se ajustaban a la realidad.
Esta situación descrita es la que ha sucedido con el Consell Comarcal, el contrato que firmo con la empresa “X” se ha visto modificado como consecuencia del aviso de huelga que el personal de la empresa planteo, el resultado es para Torredembarra economicamente perjudicial, aumento en los costes de la deixalleria y se empieza a cobrar por la recogida selectiva, que hasta la fecha se venia autofinanciando.
Si tenemos en cuenta la inversión que representa, entre 1 i 1,5 millones de euros, las ventajas fiscales, la cercania del servicio, la gestion directa y las nuevas tecnologias en este tema, completamos un surtido de ventajas respecto a la concesión.
Entre otras cuestiones, esta es la que decanta mi preferencia por la gestión directa desde el Ayuntamiento.

3 comentarios:

Markel dijo...

Yo también comparto que hay muchos servicios que se podrían hacer a través de empresas públicas en este caso municipal Habría que hacer en principio números y ver si sale a cuenta, no se trata de hacer pagar más al de siempre, y vista la ventaja ponerla en marcha y gestionarla honestamente, con transparencia en toda su dimensión, no empecemos a hacer de la empresa municipal otro elemento de clientelismo y enchufar a los parientes, amiguetes e hijos de amiguetes y al final no cumpla sus objetivos iniciales y nos salga más cara la paja que el burro. Ya hay algunos de los servicios municipales con bastante mala fama- probablemente ganada a pulso- para que los ciudadanos tengamos que costear otro más.

jordi pla dijo...

Hola Enric. El món de l'escombraries el controla (també) una màfia i foten el que volen perquè saben que es complicat que un municipi s'independitzi. Però depèn de que el consistori estigui d'acord i decidit a fer el canvi, i que estigui segur de comptar amb els mitjans necessaris i una executiva solvent, que tingui experiència en el tema. Trobo interessant tirar-ho endavant. Els problemes locals són més 'assequibles' que els de fora. Servei municipal o semi-municipal? Semi, no? Lo lògic seria crear una comissió d'estudi. Saludos.

Enric Grangel Llop dijo...

Amigo Pla, la comisión esta creada, se ha reunido en varias ocasiones, se dispone de datos sobre el coste de los materiales y del personal, tan solo faltaria saber el coste de la base logisica, también se dispone del gasto que representa la eliminación de la basura, solo falta la decisión politica, puramente politica, y ahi es donde nos vamos a encontrar que por cobardia, se optara por la concesión y fuera problemas de momento.